jueves, febrero 21, 2013

Vendiendo (y comprando) yoigo: lo que no cuentan.

Vuelven los rumores de la compra-venta de yoigo esta semana a la sombra de una operación de Orange saliendo del mercado móvil en Portugal; intentamos aportar algunas reflexiones al respecto.

Tras unos meses más o menos "tranquilos", la prensa especializada vuelve a poner en portada la posible compra de yoigo por parte de uno de los 2 operadores "pequeños" del mercado español: Vodafone u Orange. 

Como sabéis, Vodafone lleva un par de años malos, por no decir malísimos, tanto que la diferencia de cuota de mercado entre Vodafone y Orange se ha reducido del 10% de hace 2 años al 5% de el pasado mes; en enero de 2010, Vodafone tenía el 30% del mercado español (20% Orange); el mes pasado los porcentajes estaban en el 26% y 21%, respectivamente. ¿Que supone eso? Que la compra de yoigo (su Red y sus clientes, una cuota de mercado del más del 6%), dejaría a Vodafone a sólo 4 puntos de Movistar (36,4%) y si fuera Orange el "novio", se convertiría de la noche a la mañana en el 2º operador nacional, relegando al operador rojo al tercer puesto, y sumiéndolo en una depresión comercial sobrevenida.

PERO, la operación de compra-venta hoy no es sencilla (ni barata), y no por una razón, sino por muchas, como cuenta el siempre bien informado Ignacio del Castillo en Expansión. Y es que, aunque el rumor es siempre el mismo, el mundo cambia, el sector cambia y las empresas también. TeliaSonera (quien controla yoigo con el 76% de su capital), está inmersa en un cambio radical en su cúpula, tras un asunto judicial por una licencia móvil en Uzbekistan. 

Este feo hecho, he provocado la dimisión de la cúpula de TeliaSonera, directivos que si sondearon el mercado un par de veces los pasados años en busca de compradores. Al parecer, Lars Nyberg y sus consejeros estaban más cómodos con sus inversiones en los mercados emergentes asiáticos que en Europa-España. La cuestión es que Telia Sonera ya ha convocado una Junta General para dentro de apenas 1 mes (3 de abril), donde renovarán el 99% de los cargos decisivos para el futuro de TeliaSonera, y de rebote, el futuro de yoigo (no como marca u operadora, algo que nadie duda, sino como capital detrás).

Por todo ello, y a modo de reflexión personal, me atrevo a apuntar algunas preguntas que cuestionan la presunta operación por su complejidad y coste. Adelante con las DUDAS:
  1. ¿Interesa a TeliaSonera OBJETIVAMENTE la venta de yoigo? La operadora lleva 12 meses en números positivos (ya no cuesta nada a TeliaSonera), y aunque sus ganancias son "humildes" en términos absolutos, siguen creciendo a buen ritmo en porcentaje, siendo además la operadora con mayor crecimiento en número de clientes del Grupo, algo muy valorado en las compañías que cotizan en Bolsa.
  2. ¿Una cúpula en funciones puede decidir una operación tan significativa en la estrategia a medio-largo plazo, a 1 mes de su salida? Una decisión positiva a la presunta venta no parece que pudiera gustar mucho a la Dirección entrante, a no ser que, directamente, admitan un papel meramente testimonial en TeliaSonera, mientras la compañía se dirige desde la sombra (institucional o empresarial).
  3. ¿Es el momento de vender una empresa en beneficios en España? Si bien es cierto que TeliaSonera tiene compromisos obligados de inversión en España, de acuerdo a las concesiones de Licencias y Frecuencias, estos no en absoluto exagerados para una empresa especializada en expansiones en países en desarrollo, donde por principio, la inversión, crecimiento y paciencia en el retorno van unidos directamente a los proyectos empresariales. Por ello, en la ausencia de "prisa" por dinero en metálico en TeliaSonera, no parece que la venta de una empresa en el país más castigado por la crisis en Europa, cuyo único producto-servicio se dirige al mercado interior, llegue en el momento ideal para sacar un buen precio.
  4. ¿A que precio se vende yoigo? Si damos como respuestas positivas a las tres preguntas anteriores, nos faltaría fijar el precio. Los rumores previos hablaban de la redonda cifra de 1.000 millones de euros. ¿es mucho, poco o justo? Por buscar una referencia, calculemos lo que costaría al comprador cada cliente de yoigo. Teniendo en cuenta que yoigo cerró 2012 con 3,7 millones de clientes, estaríamos hablando de 270 euros por cliente. Es decir, captar los clientes de yoigo le saldría tan caro al comprador como regalarles un Samsun Galaxy III, y sin permanencia. 
  5. ¿Mantendrán la Red propia de yoigo (más de 4.000 antenas) Vodafone u Orange en caso de compra? La respuesta es evidente como corta: NO. Si algún beneficio a largo plazo pueden obtener esos 2 "pretendientes" españoles son la mexcla de suma de usuarios y el ahorro de costes por la supresión de su Red propia. La expansión y el mantenimiento de la Red de yoigo cuentas cientos de millones de euros al año (incluyendo un buen puñado de millones para Movistar por el acuerdo de Roaming nacional actual), que se ahorraría el comprador.
  6. ¿Es bueno para el mercado de telefonía móvil español la pérdida de un competidor?. Para muchos de nosotros, yoigo ha sido, sin duda alguna, el mayor dinamizador del mercado español de móviles. Con tarifas tan novedosas como baratas, ha obligado al resto de competidores (incluyendo a los OMVs), a mirar de reojo sus tarifas, que han marcado tendencia cada vez que han cambiado... y lo han hecho mucho, y a la baja, por suerte para nosotros sus clientes. Por ello, esta operación debería de ser analizada con mucha seriedad por los organismos de la competencia, tanto dentro de España como en la Unión Europea. Si finalmente aprobaran el Gobierno Español y la Unión Europea una operación así, nuestros políticos deberán hacer gala de sus mejores verborreas para contrarestar lo que el sentido común dice: pasar de 4 operadores con Red a 3 no mejorará la competenecia real, ni a corto ni a largo plazo. Eso sí, por desgracia la experiencia dice que los políticos no dejan nunaca de sorprender a los ciudadanos, y no suele ser por el uso del Sentido Común.
Para finalizar creo interesante decir que si, finalmente alguien compra yoigo y no es una empresa con voluntad de dar servicio de calidad y competir con precios con los 3 dominantes (como podrían ser Hutchison Whampoa o la América Móvil de Carlos Slim), al día siguiente de firmarse la operación, seríamos miles los clientes de yoigo los que nos plantearíamos una migración masiva a los OMVs; y es que mayoritariamente llegamos a yoigo tras huir de las tarifas y métodos de Movistar, Vodafone y Orange en España (personalmente he sufrido los de 2 de ellos).

Espero haber podido transmitir dudas, y me encantaría conocer vuestras opiniones al respecto en los comentarios, y perdón por la extensión del artículo...no volverá a ocurrir ;-)