martes, septiembre 03, 2013

Microsoft compra Nokia: ¿solución o muerte?

Microsoft compra el negocio de móviles de Nokia por 5.440 millones de euros; este es el frío y corto titular que, sin embargo, significa una de las apuestas de estrategia comercial más arriesgadas del universo de la telefonía móvil.

Somos muchos lo que en 2011 vimos (y contamos) con sorpresa el acuerdo comercial entre Nokia y Microsfot, que dio como resultado la familia Nokia Lumia. Sin embargo, el mercado no ha apreciado nunca los smartphones de Nokia con software de Microsoft, ni el primer Windows Phone 7, ni el más reciente Windows 8.

Como usuario (y enamorado) de Nokia, marca con la que me inicié con los Smartphones y el "internet móvil", siempre mantuve la esperanza en que Nokia, a pesar de su "matrimonio" con Microsoft, se permitiera alguna infidelidad, y podría repensar su odio a Android, sacando al mercado un hardware de calidad (como siempre hizo) y un software conocido y aceptado por los usuarios, como Android. Supongo que esta noticia debe hacerme olvidar esa remota esperanza, para desgracia propia y, me temo que también de Nokia.

Como apuntan algunos periodistas especializados, ni los peor pensados creemos que Microsoft apostara por Nokia en 2011 con malas intenciones, pero el resultado, que seguro lo analizaron como posible ambas empresas en su momento, ha resultado positivo para Microsoft: ha comprado a Nokia Móviles a precio de saldo(a 1/3 del precio que costaba en 2011).

Sin ocultar mi cariño por Nokia, y mirando al futuro, con lo que he aprendido en los últimos años en este "mundillo", creo mucho más en el futuro de Samsung, incluso de HTC (que han aparcado o muestran veladamente) sus apuestas por Sistemas Operativos propios, y se han centrado en hacer rentables sus terminales con Android, peleando en las gamas media y Alta.

Me gustaría equivocarme, y no pensar que Nokia acabe aparcada por el Gigante Microsoft, cuando se canse de invertir dinero y esfuerzo en un mercado mundial en el que tiene a 5 o 6 competidores por delante, y con cuotas de mercado que se resisten al alcanzar el 5%; me resisto a ver a Nokia en un "cementerio de Elefantes, junto a mitos como BlackBerry, con el que comparte una época de competencia brutal. 

Siento mucho decirlo, pero entiendo que esta noticia deja a Nokia sin Plan B, y que condena a Nokia a una solución (complicadísima dentro de Microsoft) o muerte.